Παρασκευή, 28 Αυγούστου 2009

Diario de Diana // Venus y Zaratustra//

19\02\05
Ella siempre escuchaba el discurso que le daba, pocas veces se animaba a comentar algo. Las veces que lo hacia, afirmaba o terminaba de completar la oración del interlocutor.
Realmente no se que pasa por su mente, no se si de verdad sigue el hilo de la conversación o esta
pensando en otras cosas.
Zaratustra la mayoría de las veces la anima a hablar. Cuando habla lo hace con nerviosismo, como si le pellizcaran al comienzo de la lengua y le diera una sensación entre cosquillas y un poco de dolor.
Bueno, no se, así me lo imagino.
Venus es una persona muy buena, sensible, de hecho lo es bastante, pero eso la hace especial.
Tal vez no comente lo que piensa o siente, pero si alguien se siente mal o esta enojado, ella se queda mirando con los ojos bien abiertos y con cara confusa sale a salvar la situación con sus tácticas graciosas y complacientes.

Recuerdo una vez que platicando en casa de una amiga que tenemos en común, esta nos relataba como es que había terminado con su novio.
Penélope lo contaba con lujo de detalle mientras por sus mejillas corrían lágrimas que caían sobre sus brazos y piernas. Yo la alentaba a sentirse mejor, no soy muy buena para reconfortar a las personas.

Venus estaba callada y le acariciaba el cabello, de vez en vez solo maldecía a la ex-pareja. La abraza, pero a mi parecer sentía se abrazaba a si misma, Venus no consolaba, se consolaba a si misma.
Y de un momento a otro de frente mío estaban dos personas sollozando, las abrace y a Venus le decía que no llore, pero no me escuchaba y sin sentido me decía “es que ¿te imaginas?”.
Me parece que Venus se proyecta mucho, como si en cada persona se viera a si misma, tal vez por ello congenie mucho con los demás o sea comprensiva. Es su gran don, así como también es su defecto.
Cuando platico con ella muchas veces siento que solo me sigue la corriente, la noto ausente, pero ella me ha dicho que concuerda mucho con mis ideas.
No se si esto sea cierto o si ella piensa que mis ideas son proyecciones suyas que se externan a través de mi.
Pareceré paranoica, pero es algo que platicaba con Zaratustra antes de su partida y me he quedado pensando.
El me ha dicho que Venus es muy especial, pero que tiene muchos miedos que no la hacen ser ella realmente. Pero ¿quien no tiene miedos?, yo misma lo admito, tengo tantos, miedo a quedarme sola, es tan fea la soledad.
Al platicarle a Venus sobre mi incomoda soledad me dijo que a la soledad la tienen menospreciada, “En la soledad es donde mas puedes compartir, no con los demás, si no a ti misma, Diana no te imaginas lo que puedes estar haciendo mientras te hayas inmersa en ti, tal vez... por ejemplo a mi me pasa que..”. Me sermoneo un buen rato y se que ella al principio cuando Zaratustra se va, sufre al igual que yo, pero solo es momentáneo. En mi caso el momento se me hace eterno.
Hay veces que envidio la manera de vivir de Venus, ahí esta ella sola en la cabaña en medio del bosque, viendo el atardecer, los rayos del sol pasando por entre las ramas, mientras la brisa levanta sus cabellos, envidio su felicidad solitaria.

Y yo aquí, anhelando unas plumas verde azul y su compañía, ahora solo tengo lo que me ha enviado hace unos días y que aun no he abierto.

Δεν υπάρχουν σχόλια: