Κυριακή, 27 Ιουνίου 2010

ANÁLISIS ACTANCIAL DEL TEXTO DRAMÁTICO ¿ÚLTIMO ROUND? DE EDGAR CHÍAS



IV: JAIME Y PERLA



PERLA

Tomando a Perla como sujeto para el análisis del texto, por un lado su objeto se mueve en torno al deseo de convencer a Jaime de que se quede con ella y de que este último acepte la paternidad que le corresponde, es decir, su deseo se vierte sobre tres intereses entrelazados: primero tener al hijo y que Jaime lo acepte, y a la vez permanecer juntos. Así, la motivación de Perla en ese sentido es el convencimiento que ella trata de ocasionar en Jaime, la persuasión en favor de su interés más esencial: tener a su hijo. Pero a la vez otro elemento de deseo presente en Perla es que Jaime se de cuenta de lo que ella siente por él, ya que al parecer ella realmente lo aprecia, quizá hasta lo ama de verdad y su relación con Fernando es meramente de amistad y apoyo. El texo no es plenamente explícito en cuanto a los verdaderos sentimientos de Perla por Jaime o por Fernando, a momentos resulta que ella siente algo más por Fernando, son como indicios, y que además sólo quiere a Jaime para que responda a la responsabilidad del bebe que viene camino.

En cuanto al Destinador (dador), la pregunta es: ¿Quién puede darle a Perla lo que desea? De primera mano quizá la respuesta más lógica sería Jaime, él es su donador de felicidad o satisfactor más evidente. Pero por otra parte, lo que busca Perla lo puede encontrar con Jaime o no, esencialmente lo que ella quiere realmente es tener al bebe, sea o no que Jaime lo acepte. Por el lado del Destinatario (receptor) el bien es para Perla, pero también para el hijo que ella espera, porque obtendrá el bien, el don, de la vida. El derecho a elegir sobre la vida de su hijo, y la responsabilidad de una vida recaen en Perla ya que dependiendo de la decesión que tome penderá a su vez la vida del bebe.

Para analizar las fuerzas a favor de los intereses de Perla, o la potencia Ayudante el texto ofrece la idea de que Fernando es una especie de héroe y de que Jaime es el villano, en un sentido podría ser así, pero lo cierto es que tal situación suele ocurrir en la realidad, guarda un rasgo de verosimilitud pero también mucho de realidad. La trama de la historia es un hecho, o sea, una situación común en la realidad, verosímil, plausible y real. Así que ninguno de los personajes es totalmente bueno o malo, responden a estímulos conforme a sus movimientos internos, motivaciones personales, deseos próximos y lejanos, anhelos y necesidades, como ocurre mayormente en la vida. El oponente de Perla podría ser Jaime como sujeto, o también alguna situación en particular. El oponente principal de ella a lo mejor es el cúmulo de situaciones que le impiden dar a luz al niño que espera, y en particular las decisiones que tome Jaime con respecto a tal cuestión.




JAIME

En el caso de analizar el texto desde Jaime como sujeto su objeto básico resulta ser: por una parte retener a Perla, que ella acepte abortar, pero esencialmente el objeto de deseo de Jaime es deslindarse de toda responsabilidad que lo vincule con la paternidad del hijo que espera Perla. Jaime evidentemente tiene sentimientos de afecto por la mujer, muestra indicios de sentir algo fuerte por ella, pero más que amarla su deseo es de retención, de capricho, de empecinamiento.

Para generarse una visón del Destinador (dador) en la obra, se pueden tomar las decisiones que lleve a cabo Perla, que acepte abortar o que renuncie a todo tipo de relación con Jaime como elementos primordiales que dan vida a la idea de destinador para Jaime. El Destinatario (receptor) en este caso, es el que obtiene la ganancia de tal deseo, es decir, el propio Jaime. Lo anterior porque si Perla decide abortar entonces el deseo de Jaime se cumple, pero si ella abandona a Jaime también se cumple de deseo de este último, dado que le interesa más a él no hacerse cargo del niño que permanecer junto a Perla.

El Ayudante de Jaime es Fernando, aunque parezca paradójico decirlo, pero puede colaborar, de hecho lo hace así, para la obtención del deseo de Jaime: no tener al niño o desvincularse de toda responsabilidad. Una motivación fuerte para que Perla abandone a Jaime es Fernando, por eso un ayudante fuerte para que Jaime logre su objetivo indirectamente es la figura de Fernando. El oponente directo a los deseos de Jaime es el que Perla acepte tener al hijo, las decisiones de Perla son las contradicciones externas a la voluntad de Jaime, a sus deseos más evidentes, los que motivan el sentido de sus acciones y decisiones.

Δεν υπάρχουν σχόλια: